Desafíos Innovación
Los autos del futuro
2 septiembre, 2015
0
, , , ,

Después de la introducción acerca de cómo será el mundo dentro de 15 años y un segundo post acerca del trabajo, dedicaré estas líneas a hablar del transporte, dado que este uno de los primeros cambios que veremos, siendo que los vehículos autónomos están prácticamente a la vuelta de la esquina.

 

Muchos ya conocen el auto con el que viene trabajando Google hace años, pero incluso hace un mes Alejandro Repetto y la empresa Space Ai presentaron en Argentina, el primer vehículo de creación nacional que no requiere un conductor humano para funcionar.

 

Manejar un auto se convertirá más en un pasatiempo que en un trabajo o una obligación.

 

Esto dará paso a una siguiente evolución, que implicará no tener que conformarnos con calles y autopistas en dos dimensiones, sino que gracias a la combinación de 3 tecnologías (baterías de alta densidad de energía, navegación autónoma impulsada por GPS diferenciales y materiales livianos de alta resistencia) podremos olvidarnos del tráfico, utilizando autos que vuelan como los que está desarrollando la empresa Terrafugia. Incluso uno de los futuros concursos de XPrize lo llamaron Transporter y otorgará un premio en dinero para aquel equipo que logre crear la mejor solución para este desafío.

 

Tanto en este campo en particular como en algunos otros, podemos aplicar una frase del bahiense y amigo personal, Leonardo Valente, quien después de crear el primer auto híbrido del país, dijo: “el éxito de estos avances dependerán más de las regulaciones que de la tecnología”. El auto de Leo combina un motor de combustión interna con 2 motores eléctricos y una electronica que coordina la actividad del conjunto.

Su frase se confirma con el proyecto Hyperloop de Elon Musk, un medio de transporte de alta velocidad que viajaría a más de 1.100Km/h.

 

Otro de los cambios que veremos en nuestros vehículos es el método con el que generarán la energía para ser impulsador.

Hace tiempo que sabemos que ya sea solar, eólica, hidroeléctrica, geotérmica o cualquier otro tipo de energía renovable, es sustancialmente mejor que las que mueven al mundo hoy en día, principalmente el petróleo, el gas y el carbón.

Para 2030, el mundo será mucho mas consciente con respecto a la utilización de energía, eliminando de la ecuación a aquellas fuentes que dañan al medio ambiente y revolucionando la industria del transporte y el funcionamiento de las fábricas.

 

A pesar de que no es muy común ver autos eléctricos en las calles latinoamericanas, después de años de idas y vueltas y cruces de intereses, comienza a ser una tendencia que crece en los países más desarrollados.

Con los modelos S y X de Tesla Motors a la cabeza, seguidos por Nissan Leaf, BMW i3, y Ford Focus Electric, sumados a los esfuerzos de empresas como Apple que intentan incursionar en la industria automotriz, podemos decir que la oferta será cada vez más amplia.

Norteamérica, Asia y Europa están creando una red de estaciones de carga gratuita de vehículos eléctricos a un ritmo asombroso. Incluso, el gobierno de Reino Unido comenzó a pensar en crear un carril exclusivo en rutas y autopistas para la carga inalámbrica de baterías.

Ya solucionados los problemas usuales de autonomía de la batería, tiempo de carga, comodidades, precio del vehículo y, ahora, estaciones de carga disponibles, los consumidores cada vez tienen menos excusas para abandonar los autos con motor de combustión interna.

 

La pregunta obvia que nos queda dando vueltas es ¿y en Latinoamérica?

 

Para quienes quieran ahondar en detalles acerca de la evolución de la industria automotriz, la historia de la energía y como Tesla Motors está generando una revolución, les dejo el link a un interesantísimo post: Cómo Tesla cambiará el mundo (en inglés).

Hay 0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *