General
¿Por qué las grandes organizaciones no logran innovar?
11 febrero, 2016
1
, ,

Se dice que la probabilidad de que la Tierra sufra el impacto letal de un asteroide en los próximos 100 años es de 1 en 5.000.

En la mayoría de las organizaciones, la posibilidad de llevar una nueva idea a su madurez, tiene significativamente menos probabilidades.

 

La mayoría de las empresas están de acuerdo en que la innovación es vital para el éxito, pero hay muchas razones por las cuales no logran llevarla adelante: la burocracia, el riesgo que implica, la estrategia definida, etc. Y todas esas razones pueden ser válidas, pero el motivo principal reside en que las nuevas ideas son tratadas de la misma forma que el resto de las cosas: el abrir una nueva unidad de negocios, la re-definición del proceso de compras o la contratación de personal.

 

Las organizaciones habitualmente buscan certezas y garantías de éxito, escapándole a lo que puede sonar atrevido y riesgoso. Sin embargo, una idea revolucionaria y disruptiva tiende a tener estás dos últimas características y carecer de las anteriores.

La cultura del miedo al fracaso se viene cultivando hace años y ha logrado cosechar grandes resultados en el pasado, pero aquellas compañías que nacieron para ser exitosas en el siglo XX, están condenadas al fracaso en el siglo XXI si es que no logran adaptarse a las nuevas realidades y demandas de las sociedades actuales.

 

En los últimos tiempos, fui testigo de muchos casos en los que la cúpula de las organizaciones se alinea e intenta direccionar ciertos esfuerzos hacia un cambio que los lleve a volverse más innovadores. Sin embargo el cambio cultural que implica tal evolución, deriva en acciones aisladas que jamás logran el objetivo planteado inicialmente.

Algunos rasgos característicos de este comportamiento, son la designación de un gerente o director de innovación (que habitualmente viene de IT o RRHH) y la creación de su área correspondiente, que lo primero que hace es promocionar un concurso de ideas o crear una mesa de innovación que dedica algunas horas semanales a organizar sesiones de brainstorming.

 

Usualmente estas áreas de innovación se sienten algo perdidas, sin una meta clara y deben atravesar la misma burocracia y atenerse a las mismas reglas de juego que el resto de las gerencias. Dado que nunca se alcanzará la verdadera innovación bajo estas circunstancias, es probable que no se cumplan los objetivos esperados y el área termine desapareciendo. Al menos por algunos años, hasta que vuelva a considerarse que la innovación es importante para el éxito de la compañía, y bueno… ya saben como sigue la historia.

 

Otro de los comportamientos habituales, es el de la adquisición de la “última tecnología” sin saber demasiado como utilizarla o para que puede ser útil dentro de la organización. Esta conducta demuestra lo desorientado que se encuentra el área y marca un clásico error en innovación: se está intentando trabajar directamente sobre una solución y no sobre el problema real.

 

El último de los comportamientos que quiero mencionar, es el más audaz y el más costoso: la adquisición de una empresa más pequeña (habitualmente un startup) con gran potencial o excelente presente.

Esta decisión, en la mayoría de los casos, se puede dar por dos motivos: 1) por la amenaza de pertenecer a una industria que pueda ser transformada en poco tiempo, o 2) para adquirir ciertos activos que son de gran valor, como una nueva tecnología, conocimiento específico, comunidad de usuarios y demás.

Si la empresa compradora no logra “aislar” la inversión realizada, probablemente su cultura termine absorbiendo todo lo bueno que tenía el startup adquirido, llevándola a un inevitable final: después de 2 o 3 años nada cambió y los fundadores de aquella pequeña empresa terminan renunciando para formar un nuevo emprendimiento, más ágil e innovador.

¿no es más riesgoso y costoso adquirir una empresa desconocida, que apostar a una buena idea cultivada internamente, destinar fondos mínimos para crear un prototipo y probarla?

 

Empresas como Google o Amazon han logrado crear una cultura de innovación, transmitirla a toda la  organización y mantenerla como una característica que los diferencia, no solo para no perder mercado ante nuevos emprendimientos o no ofrecer un servicio obsoleto ante la aparición de nuevas tecnologías, sino mejor aún, para generar ventajas competitivas muy visibles.

¿Por qué la gente tiene la sensación que estás empresas están siempre un paso adelante? ¿por qué pareciera que los servicios que están desarrollando tienen más que ver con el futuro que con el presente? Si empresas del tamaño de Facebook lo han logrado, entonces la falta de innovación no tiene que ver con la envergadura de la empresa ¿o si?

Lo que es seguro es que si nuestras empresas no comienzan a perder el miedo al fracaso, a entender que los jefes que “saben todo” matan la creatividad, a comprender que la innovación viene de abajo y de todos, a aceptar el riesgo que implica apostar por una idea disruptiva y a asumir que la innovación no se puede planificar, cuando un meteorito se convierta en una amenaza para nuestro planeta, terminaremos enviando a Bruce Willis a perforarlo y a poner un una bomba adentro.

 

Hay 1 comentario

  • Federico dice:

    Excelente artículo. Y pude experimentar el slogan vacío de contenido en una entrevista laboral la reclutadora me comentaba orgullosamente que eran una empresa ágil ya que la PMO y Los equipos de desarrollo usaban Scrum. Sin advertir que el manifiesto ágil Es contrario a la existencia de un ente regulador como es la oficina de gestión de proyectos. A mi entender el problema que subyace es que son organizaciones que carecen de meritocracia se mueven por política.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *